Follow:

Entre Aviones y Aeropuertos

LA PRIMERA VEZ QUE CRUCE EL ATLÁNTICO

Durante los últimos tres años, mi vida a transcurrido entre aeropuertos y aviones. El domingo pasado mientras recorría el camino a la puerta de salida en el aeropuerto de San Diego en California, me di cuenta que esos caminos no solo llevan pasajeros si no también historias y muchos sentimientos.

Este post sin duda es uno mas personal, pero no pude evitar pensar en escribirlo mientras caminaba por los pasillos de un aeropuerto con todos los sentimientos a flor de piel por haber dejado en San Antonio Texas a mi otra mitad, mi compañero de vida; mi Amore. Y entonces me vino la idea comenzar con esta serie “Story Time” para el blog, en esta ocasión será entre aviones y aeropuertos.

Cuando caminaba, pensaba en que me he despedido de él muchas veces en un aeropuerto, he viajado una cantidad de veces que no puedo recordar en número durante los últimos tres años, pero los momentos que más recuerdo sin duda son los momentos en los que tuve que tomar un avión para encontrarme con él al otro lado del mundo y al mismo tiempo despedirme de mi mamá que siempre me lleva al aeropuerto, o cuando estoy frente a la puerta para documentar abrazándolos con todas mis fuerzas por que es hora de despedirme.

La primera vez que viaje a Europa, tenía mucho miedo de viajar sola; estaba tan preocupada de tener un ataque de ansiedad durante el vuelo, de perderme en un aeropuerto y perder mi conexión, de no poderme comunicar, de olvidar algo “indispensable” para mi viaje, de no llevar la documentación adecuada y lo mas importante de la duración del trayecto de un lado a otro.

Todo bien documentado por que era mi primer viaje a Europa

Aun recuerdo el día de mi primer viaje, me desperté en la madrugada para alistarme e ir al aeropuerto y comencé a sentirme nerviosa y a repetirme a mi misma “que no iba a poder”, que no iba a poder viajar 19 horas por mi cuenta sin sentirme mal fisicamente. Recuerdo que me despedí de toda mi familia entre lagrimas y con un fuerte abrazo (mi abuelita me dio la bendición y me dijo: no llores y diviértete)  y salí sollozando convencida de que no iba a poder hacerlo.

Al llegar al aeropuerto acompañada de mi mamá aun sentía que todo seria difícil, pero una vez que documenté e iba por mi cuenta, todo cambió. La emoción de viajar a Europa por primera vez  y el sentimiento de que pronto vería a mi Amore después de 7 meses de no vernos me dio la fuerza que no pensé que tenía para poder superar mis miedos y mi ansiedad, ademas recordaba lo que alguien muy sabio me había dicho: ¿Qué son 19 horas comparadas con los 90 días que estarás a su lado?. Así que cruce todo Estados Unidos, para después volar a Amsterdam en Holanda y esperar ansiosamente por un último vuelo directo a Catania en Sicilia, Italia.

Todavía puedo recordar la sensación que tuve cuando estaba volando viendo las nubes ¡no lo podía creer!, estaba a más de 10 mil kilómetros de distancia de mi colorido México, a punto de aterrizar en un país que solo en sueños imaginaba conocer, en una ciudad de la cual jamas había escuchado hablar, donde no hablaban mi lengua y donde no conocía nada.

De mi vuelo Amsterdam – Catania

Recuerdo que cuando ya estábamos descendiendo, podía ver la ciudad y las calles, recuerdo claramente haber visto una autopista (que después maneje muchas veces) y pensar que mi Amore estaría manejando por ahí (cosa que paso como una hora después, pero esa es otra historia), recuerdo que no podía creer que estuviera a punto de pisar otro continente y que hubiera hecho todo ese recorrido por mi propia cuenta. ¡Estaba feliz! y segura de que ahora podría hacer muchas cosas mas, por que había vencido un miedo que tenía (que era viajar sola) y había logrado llegar solita a Italia. Si tuviera que definir mi sensación con una frase, la adaptaría un poquito y después diría: ¡Primero Italia…después, el mundo!

A partir de ese momento ¡todo ha sido volar, volar y volar!, ahora pienso que cada avión que tomo es para iniciar una nueva aventura, para escribir un nuevo capítulo en nuestra historia y  ¿por qué no? para aumentar esas millas de vuelo.

Muchas gracias por leerme y nos vemos en una próxima historia.

¡Muchos Besos!

Share
Previous Post Next Post

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

No Comments

Leave a Reply